Planficación

Planificación, la diferencia entre el éxito y el fracaso

Planificar, suena a un alemán con unas gafas de pasta y corte de pelo de cepillo pensando una y otra vez como llevar a cabo una acción.

Nosotros que somos latinos, nos tiramos de cabeza a la piscina y ya después veremos como nos las arreglamos.

Al fin y al cabo, el mundo es de los valientes.

Esto debe ser lo que piensan un montón de personas que son capaces de arriesgar sus ahorros en negocios y proyectos, en los que ponen sudor y lágrimas, pero nunca unas horitas de planificación.

 

· Si vas a hacer una web, coge un boli y una libreta e invierte unas horas en pensar que quieres contar en esa web.

· Si vas a trabajar un blog, piensa que objetivo tienes, con que herramienta vas a trabajar las imágenes que vas a necesitar, en que banco de imágenes vas a conseguir las fotos. Este tipo de cosas serán fundamentales, para que después el trabajo vaya fluido y no lo abandones al cabo de un mes.

· Si vas a montar un negocio, siéntate y haz números. Donde está tu punto de equilibrio, a que precios vas a vender tu producto para tener un margen de beneficio satisfactorio, que vas a hacer para que tus clientes vuelvan.

· Si vas a vender online, quien se va a encargar de la logística, que política de devoluciones vas a tener, a cuantos días le vas a pagar a tus proveedores.

· Si vas a contratar a alguien, que buscas de esa persona, que vas a hacer para que se implique, que volumen de negocio necesitas para cubrir ese gasto.

Todas estas preguntas y su correspondientes respuestas harán que estés más preparado para llevar tu negocio al éxito.

Si te gusta la improvisación y la adrenalina, no te preocupes porque habrá mil nuevos interrogantes cada día. Pero por lo menos aquellas cosas que puedas preveer, vete preparándolas.

Unas cuantas horas de planificación, pueden ser la diferencia entre el éxito y el fracaso, entre tener beneficios o pérdidas, entre tener que cerrar al cabo de una año o tener que ampliar tu negocio.