Redes sociales

¿Las redes sociales te producen ansiedad?

Las redes sociales comenzaron siendo algo excitante, aun recuerdo las primeras fotos que subí a Pinterest, o cuando cree mi perfil en Facebook. Lo hacías un poco asustado, porque no estabas acostumbrado a compartir tu privacidad con otras personas.

Recordad que por aquel entonces no existía Whatsapp y mandarle un mensaje de texto a tu novia o a la chica que te gustaba desde cama, justo antes de dormirte nos parecía la bomba.

Poco antes, lo que nos tocaba era hablar desde el teléfono del salón muertos de vergüenza mientras tus padres o lo que es peor tus hermanos escuchaban la conversación, con el consiguiente choteo.

Cuanto más me gusta aquella candidez, que el empoderamiento ridículo que tienen hoy mucho jóvenes.

Pero las redes sociales, o más bien el inadecuado uso que algunos usuarios hacen de ellas, se han convertido en fuente de problemas, casi siempre vinculados al uso excesivo y su consecuente dependencia.

 

• El exceso de información y la necesidad de estar siempre conectados, generan una enorme ansiedad, es imposible abarcar toda la información que se genera hoy en día.

Ya sea información de tipo general, pensemos por ejemplo en el problema de Cataluña, podríamos pasarnos un día entero, leyendo artículos y viendo videos sobre lo que ha pasado estos días.

Por cierto, una vez más queda evidenciado, lo enriquecedora que puede ser la información recibida a través de canales alternativos, en detrimento de formatos encorsetados y a veces incluso manipulados como los telediarios convencionales.

O si lo que queremos es utilizar esta información para mantenernos informados en temas relacionados con nuestro desarrollo profesional, aun puede ser peor. Concretamente en mi sector, podría pasar mi jornada de trabajo íntegra viendo videos y tutoriales sobre todas las nuevas herramientas que surgen y aun así me perdería un montón de cosas.

 

• El saber que tengo una fuente de información tan versátil a un solo clic de pantalla, es una tentación demasiado grande para nuestro cerebro. Pensad que en vuestro móvil no solo tenéis noticias, tenéis entretenimiento, el tiempo, los amigos, la familia, el ligoteo, el trabajo, los deportes, etcétera etcétera.

¿Quién da más, por menos?

Probad a leer un libro, con el móvil justo a vuestro lado, cuantas veces habéis interrumpido la lectura para mirar el móvil.

Esto tiene una enorme contraprestación, el tener tanta información con un acceso tan fácil, nos hace tener la sensación de que continuamente nos estamos perdiendo algo.

Y si mis amigos están ahora quedando para tomar una caña y yo no me entero. Y si alguien me escribió por el Facebook. Y si pongo un tweet quiero ver si alguin lo retuitea.

Esa es una fuente de ansiedad que hay que saber controlar, si no puede derivar en severas dependencias. Personalmente me produce tristeza, quedar con alguien a tomar una caña, y ver como mira el móvil varias veces por minuto.

Si te interesa saber que he hecho yo para poner a ralla todas estas tentaciones digitales, te recomiendo leer el artículo que publiqué hace unas semanas sobre productividad personal.

 

• Ya por último, un punto especialmente controvertido y del que últimamente se habla mucho y que ya no solo genera ansiedad a algunos usuarios, si no que es una verdadera fuente de depresión y baja estima para quien no sabe interpretar adecuadamente, la farsa que suponen las redes sociales.

Somos animales sociales, y tenemos unas células en nuestro cerebro que se llaman células espejo, que nos hacen vincularnos a nuestros iguales (son las células de las que carecen las personas que padecen autismo, por eso no tienen vinculación emocional con su entorno).

Siendo por tanto parte de una manada, no es extraño preguntarse al ver la vida a través de Facebook, si soy la única persona de mis mil y pico amigos de Facebook que no tiene un cuerpazo, porque solo yo tengo chichitas.

O lo que es peor. ¿Soy el único que trabaja? Por qué todos mis contactos se pasan la vida viajando por sitios maravillosos, mientras yo no paro de trabajar.

Ahora todos vemos la respuesta clara, la gente vuelca en las redes sociales solo la parte bonita de su vida, como por otra parte es lógico. Pero este hecho hace sufrir a alguna gente, que ya no solo por envidia, si no por comparación ve que su vida no es tan emocionante como la de los demás.

En cierto modo la vida es un gran teatro, ya lo era antes de que existieran las redes sociales, y lo seguirá siendo el día que estas sean sustituidas por otro tipo de herramientas digitales para conectar con nuestros iguales.

Por eso, la mejor estrategia para que las redes sociales sean algo positivo y no negativo, es el uso y no el abuso. Y tener siempre claro que la vida de verdad es la de ahí fuera, prueba a guardar el móvil, levantar la vista y ver que pasa a tu alrededor.

Twitter

¿Está Twitter comenzando su ocaso?

Para mi Twitter es una de las redes sociales más interesantes y que más me aportan como usuario. Pero hace ya algunos meses que se nota la falta de conversación, los usuarios cada vez comentan menos las publicaciones de otros usuarios y también los me gusta y los retuits han disminuído.

El número de nuevos usuarios que se dan de alta en Twitter, se ha congelado, lo cual es otra muestra de que la red social palidece. La cifra actual de usuarios es de 328 millones, la cual prácticamente no ha aumentado en todo el año 2017.

Además, a esto hay que unirle el hecho de millones de perfiles que están sin uso ninguno, pero que los usuarios no eliminan y por lo tanto entran en el cómputo de los 328 millones, pero que no aportan nada.

Por otro lado, tenemos la parte puramente económica, los fundadores de la red social, han intentado mejorar la monetización de su proyecto, a través de publicidad. La cual en el año 2016 dió buenos resultados, pero en este año 2017 está retrocediendo. Si a esto, le sumamos que Snapchat e Instagram tienen hoy por hoy más ingresos brutos que Twitter, nos da otra pista más del declive que está viviendo Twitter.

Alguna de las razones por las que el uso de Twitter ha disminuido:

 

· Algunos usuarios se siente acosados. Ya sea por usuarios que usan los mensajes directos para ligar, insultar o simplemente tocar los cojones aprovechando el anonimato que ofrecen las redes sociales.

· El mal ambiente que a veces reina en la red social. Para muchos es un lugar de protesta exacerbada, algo evidente estas semanas con el problema de Cataluña.

 

Algunas razones a favor y en contra por las que yo sigo usando Twitter:

· En contra. Como la mayoría de usuarios que sigo son gente vinculada a temas de marketing y sobre todo marketing digital, cuando por ejemplo Marketing4Ecommerce publica un artículo, varios usuarios lo retuitearán y veré el mismo artículo unas veinte veces o más.

· A favor. Para mi sigue siendo la red social, cuyo contenido más me interesa.

· A favor. Con la proliferación del contenido en video, mi experiencia como usuario ha mejorado.

 

Como usuarios, debemos estar en aquellas redes sociales que realmente nos aporten algo. Debemos tener en cuenta, que el querer participar de todas, puede causar problemas personales y altos niveles de dependencia. Y a nivel empresa, debemos estar en aquellas redes sociales donde esté nuestro cliente potencial.