Diez claves para crear un blog que te ayude a mejorar las ventas

Estas diez claves te ayudarán para que tu blog corporativo, realmente te sirva para captar nuevos clientes y fidelizar los que ya tienes:

1. Antes de nada, debes pensar cual es el objetivo que quieres lograr con tu blog. Quiero llevar público a mis tiendas físicas, quiero aumentar las ventas online, quiero posicionamiento SEO, quiero compartir mi conocimiento sobre una materia,…

2. Para generar contenido que interese a tu audiencia, tienes que conocerla, tienes que determinar quien es tu reader persona.

3. Una vez que conocemos quien es nuestro lector objetivo, debemos escribir contenido pensando en el, no pensando en nosotros.

Un clásico que nunca falla, es escribir artículos con la intención de ayudar a mis lectores. Por ejemplo, un dermatólogo tiene en su web corporativa un blog, si llegado el sol, nos da consejos sobre como cuidar la piel, cuidados para esos lunares con mala pinta, o nos recomienda cremas o tratamiento naturales para hidratarnos y protegernos del sol, tendrá mucha más audiencia, que si habla sobre el último congreso al que asistió.

4. Escribir un blog, es un trabajo arduo, para el que es muy complicado sacar tiempo. Por eso, recomiendo siempre establecer un calendario trimestral de publicaciones, así el calendario te servirá de acicate para publicar periódicamente.

5. Hoy en día cualquier producto digital vive mucho de la calidad de la imagen, y un blog no es menos. Cuida mucho las imágenes que acompañan a cada entrada que publiques.

6. Cada entrada que publiques compartela a través de tus redes sociales para que llegue al mayor número de usuarios posibles. Y también puedes publicar tus entradas en algún agregador de contenido, para intentar llegar a usuarios que no siguen tu blog.

7. Apuesta por la calidad. Aunque para coseguir buen posicionamiento, la recomendación es publicar diariamente. Si tu negocio no vive del SEO, yo te recomiendo que apuestes por el contenido de calidad, no reproduzcas contenido de otros blogs, por supuesto no copies y pegues y siempre piensa en tu público objetivo, no les hagas perder cinco minutos de su día leyendo una  entrada que no les aportará nada.

8. Cada imagen que subas a tu blog debe tener su identificación, su Atl. Si trabajar con WordPress, esto es muy sencillo con cualquier plugin de SEO, es simplemente una cuestión de disciplina y dedicarle el tiempo necesario a subir una entrada.

9. La teoría del SEO nos dice que Google valora más artículos extensos, de más de 2.000 palabras. Mi recomendación es que te extiendas lo que tu contenido te pida. Personalmente odio, cuando un artículo para rellenar palabras, repite frases hasta dos y tres veces.

10. Que un blog sirva como herramienta para mejorar las vetas es una estrategia de marketing a largo plazo, y es imposible conseguirlo sin perseverancia.

 

Diez claves para convertir tu web en tu mejor comercial

Para que el desarrollo de tu web realmente te sirva para construir una herramienta de venta, debes verla como un comercial no como un contenedor de información estática.

Estas diez claves te ayudarán a construir tu web de forma que te ayude a:

· Captar nuevos clientes.

· Que los clientes que ya tienes compren de forma más recurrente en tu negocio.

· Que cada vez que compran se lleven más productos, es decir, se gasten más dinerito.

 

1. Antes de nada debes definir el objetivo de tu web. Que pretendes lograr con ella, una simple carta de presentación online, llevar más gente a tu tienda física, escaparate donde mostrar todo lo que sabes sobre tu sector, punto de conexión con tus clientes,…

2. Debes tener clara cual es la estructura de tu contenido. A nadie se le ocurriría comenzar a construir una casa sin un plano, que determine donde irá el baño principal, los dormitorio, la cocina. Pues coje papel y boli, y haz una estructura del contenido de tu web.

3. Aunque tu web te la vaya a desarrollar una empresa, es bueno que sepas algo de WordPress para poder actualizar ya no solo el blog, si no contenido de la home, como las promociones que haces a través del slide.

4. No quieras ahorrar unos euros, con tu proveedor de hosting. Un buen hosting hará que tu web cargue más rápido y si tienes algún problema, tendrán un buen servicio de atención al cliente.

5. Cuando redactes los contenidos para tu web, no cuentes lo que a ti te interesa, cuenta lo que le interesa a tu cliente potencial. Y siempre ten en cuenta que menos es más, alguien se lee esos textos, donde nos explican la historia de la empresa. Ni los trabajadores de la propia empresa.

Explica de forma concisa que ofrecéis y deja claro cual es vuestra ventaja competitiva respecto a la competencia.

6. Una web es un producto visual, si utilizas fotos cutres, el usuario que visite tu web pensará que sois una empresa cutre. Trabaja con buenos bancos de imágenes y siempre que sea posible cuenta con los servicios de un fotógrafo profesional.

7. Muchos usuarios utilizan Google como guía de teléfonos, así que el teléfono de contacto esté bien visible en tu web.

8. De nada sirve una web que tiene mil visitas diarias, pero ninguno de esos usuarios se convierte en cliente. Así que debes diseñar una llamada a la acción clara en tu página de inicio para que el usuario que visita tu web, te llame, te mande un email, se suscriba a tu newsletter o te siga a través de las redes sociales.

9. El slide de tu página de inicio, es tu escaparate al mundo. Utilízalo para hacer promociones.

10. Si trabajas de forma profesional tu web, debes saber que está pasando con ella. Cuantos usuarios la visitan, desde donde, que contenidos son los más visitados, etc. Para ello implementa Google Analytics, y no te olvides de añadir el correspondiente aviso de cookies.

 

Feliz 2018 a tod@s

Que el 2018 sea el año en el que tod@s podamos decir por lo menos lo he intentado

Ver video

Planficación

Planificación, la diferencia entre el éxito y el fracaso

Planificar, suena a un alemán con unas gafas de pasta y corte de pelo de cepillo pensando una y otra vez como llevar a cabo una acción.

Nosotros que somos latinos, nos tiramos de cabeza a la piscina y ya después veremos como nos las arreglamos.

Al fin y al cabo, el mundo es de los valientes.

Esto debe ser lo que piensan un montón de personas que son capaces de arriesgar sus ahorros en negocios y proyectos, en los que ponen sudor y lágrimas, pero nunca unas horitas de planificación.

 

· Si vas a hacer una web, coge un boli y una libreta e invierte unas horas en pensar que quieres contar en esa web.

· Si vas a trabajar un blog, piensa que objetivo tienes, con que herramienta vas a trabajar las imágenes que vas a necesitar, en que banco de imágenes vas a conseguir las fotos. Este tipo de cosas serán fundamentales, para que después el trabajo vaya fluido y no lo abandones al cabo de un mes.

· Si vas a montar un negocio, siéntate y haz números. Donde está tu punto de equilibrio, a que precios vas a vender tu producto para tener un margen de beneficio satisfactorio, que vas a hacer para que tus clientes vuelvan.

· Si vas a vender online, quien se va a encargar de la logística, que política de devoluciones vas a tener, a cuantos días le vas a pagar a tus proveedores.

· Si vas a contratar a alguien, que buscas de esa persona, que vas a hacer para que se implique, que volumen de negocio necesitas para cubrir ese gasto.

Todas estas preguntas y su correspondientes respuestas harán que estés más preparado para llevar tu negocio al éxito.

Si te gusta la improvisación y la adrenalina, no te preocupes porque habrá mil nuevos interrogantes cada día. Pero por lo menos aquellas cosas que puedas preveer, vete preparándolas.

Unas cuantas horas de planificación, pueden ser la diferencia entre el éxito y el fracaso, entre tener beneficios o pérdidas, entre tener que cerrar al cabo de una año o tener que ampliar tu negocio.

Enfocado a tu cliente

¿Qué problema le resuelves a tus clientes?

Las empresas nacen para resolverles problemas a sus clientes, parece demasiado básico pero a veces parece que se nos olvida.

Cuando tengo el pelo largo, quiero que me lo corten. Cuando llega el frío, quiero abrigarme. Cuando estoy enfermo, quiero que me curen.

El resto son servicios complementarios y adyacentes, muy importantes. Pero si no tenemos la base de un servicio o producto que resuelva un problema muy concreto, no duraremos mucho en el mercado.

 

Pensemos en las tres empresas más grandes del mundo en la actualidad:

  1. Apple. Todos los que hemos visto Steve Jobs, la película. Recordamos la escena en que su wallman no funciona correctamente y de esa necesidad nace el iPod.
  1. Alphabet. Es la matriz de Google. Que hace posible el encontrar la información que buscamos en internet. Una necesidad muy concreta, satisfecha de forma tan magistral, que prácticamente se ha convertido en un monopolio.
  1. Microsoft. Aunque para mucha gente decir que Windows es un gran sistema operativo es pecado, porque lo que mola es Apple. La verdad es que sirvió para que personas con cero conocimientos de informática, pudiesen trabajar con un ordenador. Problema bien concreto, otra solución magistral, por eso años después y con varios fracasos de por medio, sigue siendo una empresa cuyo valor bursátil es de aproximadamente 500.000 millones de dólares.

Hasta hace unos años el foco de las empresas, estaba en el producto/servicio que ofrecían.

Cuando Mercedes sacaba un coche nuevo al mercado, sus ingenieros preparaban el mejor coche posible y se lo ofrecían al mercado, haciendo presión sobre el con costosas campañas de marketing.

Cuando McDonald´s sacó el Happy Meal no le preguntó a sus clientes si lo deseaban, sus directivos, expertos en marketing y demás personas que forman parte de una decisión así en una multinacional, creyeron que era buena idea y se lo ofrecieron al mercado acompañado de una gran campaña de marketing.

Hoy en día con un cliente más informado, con un nivel cultural medio más elevado, los usuarios tienen muy claras sus necesidades. Y las empresas que tienen éxito, son las que las saben interpretar y ofrecer una solución.

Por ejemplo, Amazon, comenzó vendiendo solo libros, pero pronto se dió cuenta de que en la sociedad actual, nos falta tiempo para ir de compras y comenzó a vender todo tipo de productos. Los cuales se pueden comprar con un solo click, siempre presente el facilitar la compra.

Este sistema de buscar una necesidad, desarrollar un producto, crear lo antes posible un producto mínimo viable y sacarlo al mercado para testarlo e implementar correcciones para aumentar la satisfacción de los usuarios, se usa de forma habitual en el desarrollo de startups, mediante la aplicación del modelo Lean.

Pero esta sencilla manera de disminuir el porcentaje de mortandad de empresas y nuevos productos, por desgracia no ha llegado al mundo pyme.

En este entorno profesional, la gente suele seguir aplicando sistemas muy poco científicos para poner en marcha sus negocios. Tengo una idea, y me echo a la piscina.

Pero parece poco lógico, existiendo modelos testados como el Lean no aplicar algo de este en los negocios que no son startups.

No vendas algo simplemente porque te gusta a ti. Soy un apasionado de la filatelia y pongo en mi ciudad una tienda para la compra venta de sellos.

No montes una tienda para vender un producto que se ha puesto de moda. Cuantas tiendas de cigarrillos electrónicos se montaron hace aproximadamente un año, cuantas quedan hoy.

Ten en cuenta por tanto, a la hora de montar un negocio, que no se trata de vender lo que tu quieres, si no de ofrecer lo que los usuarios necesitan.