Convertir usuarios en clientes. La clave de una buena Estrategia Digital.

Hoy en día cualquier empresa o comercio minorista por pequeño que sea tiene una web corporativa o un blog, tiene redes sociales, tiene un canal de YouTube, envía de vez en cuando emails con caracter comercial e incluso los más atrevidos realizan pequeñas campañas a través de Facebook, Instagram o Google Ads.

El problema es que el noventa por ciento de este esfuerzo en horas de trabajo y en dinero, tiene muy poco retorno porque fallamos en cosas tan esenciales como definir una estrategia o determinar un público objetivo.

El objetivo de una acción en el entorno digital, tiene que ser la misma que en el entorno offline, vender.

De nada sirven cualquier acción en el entorno digital si no está enfocada a tu público objetivo, si a quien estás impactando no es comprador de tu producto/servicio, lo único que estás haciendo es alimentar tu ego y gastar dinero.

Además de diseñar una estrategia adecuada y determinar a quien quieres dirigirte, hay acciones específicas que debes tener en cuenta si quieres que tus elementos digitales te sirvan para mejorar tus ventas.

Por ejemplo, una web en la que un usuario se va sin llegar a generar ningún lead, no nos sirve de nada. Debemos tener llamadas a la acción en la misma, que nos sirvan para que ese usuario nos llame, nos mande un email o nos siga en las redes sociales.

Por la misma razón el contenido que publicamos en redes sociales tiene que estar enfocado a ser de utilidad para nuestro público objetivo, aunque nos sigan solo 1.000 personas, si son clientes potenciales nos será más útil que nos sigan 10.000 que nunca nos comprarán nada.

De todo esto y mucho más hablaremos el próximo 8 de noviembre en Magma Espacio en Ourense.

La entrada es gratuita hasta completar aforo, si quieres ya puedes reservar tu entrada.

 

 

Presencia Digital Básica

Haces una visita comercial, el posible cliente queda encantado con todo lo que le has contado, falta pasar la propuesta económica y casi seguro que has conseguido un nuevo cliente.

Pero según sales del despacho, tu casi nuevo cliente, coge su móvil y busca el nombre de tu empresa en Google. Y horror, lo único que encuentra es una página web vieja y horrorosa en la que casi no puede ver nada, porque nisiquiera es una web adaptada para móvil.

Sigue buscando y lo siguiente que encuentra es una página de Facebook, donde la última publicación es de hace un año, y no consigue diferenciar si esa página de Facebook es de alguien que parece ser el gerente de la empresa o si es una página de la propia empresa.

En todo caso su incertidumbre, ha crecido. Y sabes que, cuando le envíes la propuesta, tus posibilidades de cerrar la venta habrán disminuido un montón.

Cualquier compra del tipo que sea, nos genera una incertidumbre. Y para conseguir que alguien te compre, necesitas que la incertidumbre sea menor que el deseo o la necesidad.

Si lo que un posible cliente, un partner, un proveedor, un posible nuevo socio ve de ti en Google le parece cutre, su nivel de incertidumbre aumentará y te hará perder muchas ventas y posibilidades de nuevos negocios.

Una Presencia Digital Básica es fundamental para que tu negocio sobreviva.

 

 

Conceptos básicos sobre SEM

Cuando hablamos de SEM nos referimos a campañas publicitarias dentro de los propios buscadores, en su mayoría Google.

La principal ventaja de este tipo de campañas, vinculadas a búsquedas, es que nuestros anuncios los verán usuarios que ya están haciendo una búsqueda vinculada a nuestra empresa o a nuestro producto/servicio, es decir, usuarios que están en disposición de compra.

Lo primero que debes tener claro, es que existen dos tipos de campañas:

· Campañas en la red de búsqueda, los anuncios se muestran justo antes de los resultados de nuestra búsqueda.

Son muy efecticas para aumentar tráfico cualificado, en nuestra web o nuestro ecommerce, de una forma rápida.

· Campañas en la red de display, insertamos un banner (existen multitud de tamaños y formatos disponibles) en webs o publicaciones que formen parte de la red de Google, y que consideramos que nuestros usuarios consultan.

Son muy efectivas, para crear marca. Aunque hoy en día el porcentaje de clicks es bajo, se consiguen miles de impresiones que van configurando presencia de marca.

Existen muchos parámetros a tener en cuenta para que una campaña de SEM sea rentable, pero de mi experiencia, destacaría dos por encima de todas:

· Segmenta todo lo que te sea posible. Al configurar una campaña es una parte engorroso, por que tus criterios de segmentación no siempre coincidirán con los de Google Ads (antiguo Google Adwords), pero te resultará más rentable, una campaña que llegue solo a 100 personas, pero que realmente están interesados en tu producto, que no llegar a 10.000 personas y que solo un 1% esté realmente interesadas en lo que tu ofreces. Aunque estás llegando igual a 100 posibles clientes, en el segundo caso es muy probable que la inversión haya sido mayor.

· Página de aterrizaje adecuada. Son muchas las campañas que direccionan al usuario del anuncio a la web corporativa, donde no encuentras la información específica que estabas buscando y que creías que el anuncio te iba a ofrecer. Este usuario inmediatamente abandona la página sin generar ningún lead (ni nos llama, ni manda email, ni se suscribe a una lista de suscriptores, etc.), por lo que la inversión en ese click ha sido dinero perdido.

Por el contrario, si nosotros dirijimos al usuario a una landing, con información específica del producto del que hablábamos en el anuncio y sobre el cual el usuario está buscando información, tendremos muchas más posibilidades de convertir a ese usuario en cliente.

Por útlimo, aunque pueda parecer muy obvio, recomendarte siempre realizar una análisis de costes, de lo que estás pagando por un click. Si pagas por un click, más del margen de beneficio que tienes en la venta de un producto, ten cuidado, puesto cuanto más vendas en realidad, más dinero estarás perdiendo, considera que si estimulas tu demanda a través de campañas de SEM, tu margen debe descontar el coste de la campaña para que tu campaña sea rentable.

 

 

 

Conceptos básicos de SEO

El SEO es en mi opinión la disciplina más compleja dentro del marketing digital, por eso con esta entrada mi único objetivo es que entiendas que es el SEO y como se debe trabajar una estrategia de posicionamiento en tu negocio.

Lo primero que debes hacer es decidir, si te vas a encargar tu mismo del SEO de tu web o blog, o si lo vas a contratar a un experto. Esta decisión, depende fundamentalmente de lo crítico que sea el posicionamiento orgánico en Google para tu negocio.

Por ejemplo, si eres un comercio 100% online, el posicionamiento será fundamental para que tu negocio sea viable, por lo cual no solo debes contar con un experto. Por el contratio, si en tu formato de negocio la web, no es tan relevante, puedes tu mismo a través de formación aprender lo básico sobre SEO y posicionar tu web, de una forma mínima.

En este segundo caso, lo que te recomiendo, siempre que tu web esté desarrollada sobre WordPress, es que utilices el plugin Yoast SEO, para facilitarte el introducir el título, meta descripción y palabras clave de cada página de tu web, así como de cada entrada de tu blog.

Si quieres que este trabajo te aporte buenos resultados, es importante, que antes establezcas aquellas palabras a través de las cuales quieres que los usuarios te encuentres. Para ello, yo utilizo el planificador de palabras clave de Google, a través del cual puedo saber que tráfico aproximado habrá según que palabras escoja para mi posicionamiento.

Ten en cuenta que si te quieres posicionar por palabras clave con muchísimo tráfico, por ejemplo, comprar ropa, te resultará prácticamente imposible posicionarte. Por el contrario, si te posicionas por palabras que prácticamente no tienen tráfico, no conseguirás visitas. Por lo tanto, intenta buscar aquellas palabras vinculadas a tu negocio y que tengan un número de búsquedas medio.

A continucación te indico algunos cambios sencillos que puedes implementar en tu web para mejorar el posicionamiento:

· Desde hace un par de años Google, quiere que todas las webs sean https, por lo que favorece el posicionamiento de las mismas.

· Por supuesto hoy en día no puede haber una web que no sea responsive.

· Identificar las imagenes que subes a tu web.

· Tener una buena velocidad de carga.

· Conseguir todos los enlaces externos que puedas.

· Añadir un blog a tu web, y publicar entradas que sean de interés a tu público objetivo.

 

Mi reino por un lead

La clave de una acción de marketing no es tanto el que hacer si no para qué. Cada acción debe tener un objetivo claro y conciso, no nos sirve con que el objetivo sea vender más, dar a conocer mi marca o aumentar las visitas de mi web.

Por ejemplo, si desarrollas una landing page, a donde dirigirás tráfico a través de una campaña en Adwords, si quieres que esa inversión sea rentable, debes determinar claramente que quieres que haga el usuario al aterrizar en esa landing.

Que te llame, que rellene un formulario, que se descargue un dossier corporativo, que pida una muestra, que se sume a tu comunidad en Facebook, que te siga en Instagram, etc.

* Si tu objetivo es directamente vender, debes tener en cuenta, que hoy en día es complicado conseguir una venta al primer impacto, debes construir un funnel de ventas a partir de este primer impacto, en el cual tu lead debería ser conseguir el email de ese usuario.

Un usuario que visita tu web, si no hace algo en ella, no es más que una dato en el Google Analytics, no te aporta valor.

De la misma manera, si usas las redes sociales con un sentido profesional, debes tener un objetivo claro. Por ejemplo, que desde tus redes sociales, lleguen a tu web, donde intentarás venderles tus productos. O desde las redes sociales, intentar que visiten tu tienda física.

* No olvidemos que nuestros usuarios son multicanal, y una relación comercial que comienza en digital, puede tener su prolongación en el mundo físico y concluir en compra otra vez en el canal digital.

Una vez más concluyo, resaltando la importancia de la estrategia a la hora de desarrollar una presencia digital, que realmente sirva para vender, no simplemente para tener seguidores en las redes sociales o visitas en tu web.

Tú decides si tener usuarios o tener clientes.